Ante la duda electoral tres partidos políticos PAN, PRI, Y PRD. Responsabilizaron al Partido MORENA de haber utilizado mano sucia para poder lograr la tan ansiada reforma electoral con la complicidad de tres traidores.ANDREA YUNES,de línea priista por tradición hereditaria, ATONIO GARCIA REYES DEL PRI Y RODRIGO ESCALANTE Logrando con esta acción el 50% del presupuesto asignado y la reducción a 3 años el mandato municipal.

toda esta estrategia de MORENA va enfocado al proceso electoral de 2021 dónde se disputarán diputaciones Federales,Locales y presidencias municipales.Ademas de estar en puerta el acuerdo para que en Veracruz pueda ser candidato al gobierno cualquier persona sin necesidad de ser veracruzano.

El día 11 del mes en curso en el congreso del estado, en el mismo escenario chocaron dos visiones: la Real y la fantástica, la objetiva y la subjetiva,que concurren no sólo en la política sino en la economía y en la sociedad.

No sólo los tres partidos opositores sino los ciudadanos piden juego limpio para el proceso electoral del próximo año, donde cómo expresan los niños de que no haya mano negra,y que cada partido,se atenga a sus propios recursos,tanto humano cómo de orden material.

La exigencia es que si ya existe una legislación electoral se aplique cabalmente y que en ningún momento se le tuerza o se le interprete en favor del partido gobernante.

Los comicios del 2021 de realizarse sin ingerencias oficiales y con acciones tan escrupulosas que no den margen para la sospecha siquiera.El compromiso presidencial quedaría marcado en la historia eleccionaria de nuestro estado.

Por lo que respecta a MORENA está claro que como partido en el poder desde hace menos de dos años recurrirán a todo para seguirlo manteniendo y cómo ejemplo queda muy bien de lo que se maneja en política ” de que no hay que hablar de moral ni de ética sino solo de PODER.”

EL PRESIDENTE AMLO. .comparte el compromiso con la legalidad electoral, que implica acción imparcial del Gobierno en los comicios del próximo año sin cuentas alegres para su partido ni ensayos porcentuales por las encuestadoras oficialistas. Si se trata de depositar la confianza hay que hacerlo en el presidente de la república para que empeñe su palabra.