En el estado de Puebla, la intransigencia y falta de capacidad o disposición al diálogo del gobernador Miguel Barbosa está generando que el conflicto por los asesinatos de tres estudiantes lejos de apaciguarse, cobra peligrosas dimensiones,toda vez que los estudiantes han manifestado que de seguir los asesinatos o represión gubernamental ,contestarán golpe a golpe.

El conflicto por lo anterior, se podría propagar a otras instituciones ya que como en 1968, los estudiantes y pueblo en general podrían levantarse en contra de las autoridades si no dan seguridad y respuesta del sentir de los universitarios. En fin el clima de tensión prevalece en Puebla.