La actitud negativa de su dirigencia, los mismos procedimientos de cuándo fue un partido de grandes líderes, como Cuauthemoc Cárdenas y López obrador lo echaron a la basura.Y la falta de imaginación alientan al resquebrajamiento al grado de presumir que su muerte ya está próxima.

De ahí que se justifique el malestar de los cuadros hacia sus lideres y que militantes de reconocida trayectoria uno a uno busquen otras opciones,y no les ha ido mal, caso concreto Sergio Rodríguez.Primero en el PAN y ahora en MORENA.

Hoy por la búsqueda de la dirigencia el PRD se despedaza, y se fracciona y es un síntoma propio de quien agoniza,de quien se acerca a su fin, sin que nadie les diga que sus males no están fuera sino allá adentro, en sus entrañas.

Por eso suena a quimera la recuperación del PRD.Y No lo seria tanto si surgiera una nueva dirigencia, un líder talentoso y sensible que pudiera cambiarle el rostro esa cara moribunda por una faz rubustecida, que reflejara coherencia.Minimo.

¿*