Debe perseguirle,en todo los órdenes la justicia social enfocada en la salud por la pandemia que se vive en el país en éstos momentos de caos por la salud.Y que se utilice cómo instrumento de paz y desarrollo equilibrado y que no sea como excusa la permanencia de las instituciones y de los principios jurídicos para obstaculizar el derecho de todo ciudadano que tiene el derecho que se le preste la atención médica.

El oxígeno está muy limitado si tomamos en cuenta la Amplitud de las demandas de todo lo que implica tener la infraestructura en hospitales y equipo médico para las emergencias que exige la atención de lo que nos afecta.”EL CORONAVIRUS”.

El compromiso oficial de garantizar la atención médica a todos los infectados, no es en definitiva un panorama halagador o que permita enfatizar la salvación de todos los que necesitarán la atención médica.

A todo esto se complica más por el gran despilfarro que alcanzó la corrupción en éste sector o indispensable cómo lo es la salud, además del gran recorte presupuestal a la que fue sometida por la actual administración federal. Y esto no solo lo aceptamos los mexicanos, sino también lo dicen los dirigentes mundiales, sorprendidos por la capacidad de asimilación del pueblo mexicano. Y la promesa de los miembros de la cúpula de mando por sostenerse a pesar de los bárbaros rezagos.

CONCLUSIÓN..SOLO NOS RESTA SEGUIR CREYENDO NUEVAMENTE EN EL MILAGRO, POR LO PRONTO HAY QUE SOBREVIVIR ANTE ESTA EPIDEMIA TEMPORAL Y ESTO YA ES GANANCIA.PORQUÉ VENCER LA CRISIS EN QUE SE ENCUENTRA EL PAÍS Y DECIR QUE SALDREMOS ADELANTE YA ES OTRA COSA.