Todo indica que el presidente Julio Ortega tomó la decisión de servir a Catemaco, no es varita mágica que pueda resolver todos los problemas.

La responsabilidad aceptada no le permite hacer pausas para mirar hacía atrás y regocijarse con el mal gobierno pasado, sólo con capacidad de organizarse , para hacer posible las obras materiales que requiere Catemaco, así cómo la realización de acciones encaminadas al desarrollo y mejoramiento de su nivel de vida.

La presentación de los servicios públicos no tiene metas finales; las alcanzadas en un año y medio de gobierno sólo son etapas en el camino.

La administración municipal, cuya esencia es proporcionar los servicios públicos, los introduce en las comunidades cuándo se carece de ellos y los conserva y mejora cuando ya se disfrutan.

Un caso que a todos nos incumbe es la salud pública. La salud no es un bien individual, sino una responsabilidad colectiva.Por este motivo apoyemos toda acción que beneficie en lograr un drenaje acorde a las necesidades prioritarias que tanta falta le hace a Catemaco.

CONCLUSION: DOS AÑOS Y MEDIO QUE FALTAN A ESTA ADMINISTRACIÓN MUNICIPAL PUEDE LOGRAR GRANDES BENEFICIOS QUE SUSTENTEN LA CAPACIDAD DE SERVICIO DE JULIO ORTEGA SERRANO.